24.10.06

¿A quiénes apunta el fusil?

"¡Viva la muerte! ¡Muera la inteligencia!"
Respuesta del General fascista José Millán Astray
a Miguel de Unamuno, poco antes del asesinato
del propio Unamuno, durante la Guerra Civil Española.

Uno de los logros más importantes del sistema de explotación capitalista ha sido el manejo de las fuerzas de seguridad.
Tanto la policía como el ejército han cumplido en el transcurso de la historia moderna el rol que se les ha sido asignado: defender a capa y espada los privilegios de las elites.
Paradójicamente, estas fuerzas están teñidas de un aura de falso nacionalismo, dando la imagen de que preservan la seguridad nacional y protegen a la comunidad de múltiples peligros.
Nada más alejado de la realidad.
Desde siempre, la policía ha estado dedicada al custodio de los bienes materiales de los sectores privilegiados, mientras que el ejército es el último bastión de los poderes fácticos a la hora de defender el sistema imperante.
Esto ha sido más o menos evidente según la correlación de fuerzas de la época. Cuando el grueso de la población alcanza niveles tales de maduración y de polarización, que llegan a poner en peligro la continuidad del régimen y por tanto, amenaza los privilegios y la apropiación de las utilidades que deja el sistema de explotación por parte de las elites, el ejército directamente ha tomado el poder, para aniquilar el tejido social y los focos de resistencia.
Cuando el poder real no es amenazado, el ejército se llama a silencio, y sólo se hace visible cuando algún funcionario audaz insinúa alguna medida que perjudique a los beneficiarios del sistema. En estos casos las fuerzas armadas obran como amenaza, como reserva de las elites, más que como fuerza de acción directa, pero siempre al servicio de los mismos intereses plutocráticos.
Lo más curioso del caso es que quienes integran la policía y el ejército en la mayoría de los casos provienen de estratos medios y bajos de la sociedad, y que a pesar de ellos las elites han logrado cooptarlos y hacerlos funcionar de manera granítica a su servicio.
¿Cómo lo han logrado?
La respuesta amerita un estudio sociológico y filosófico, pero permitámonos esbozar algunas respuestas.
En primer lugar fue necesario despojarlos de toda conciencia de clase. Quien forma parte de la policía o del ejército no reconoce como pares a los trabajadores. Se siente en un estadio diferente. Mucho tiene que ver en esto la estructura verticalista de este tipo de organizaciones y una innegable vocación por la sumisión y el vasallaje. De otra manera sería imposible que una persona consciente de sus derechos acepte ingresar a instituciones en las que es imposible el disenso.
Asimismo, esa falta de debate convierte a los estratos más bajos del escalafón policial y militar en seres bárbaros, que paulatinamente van perdiendo todo pensamiento crítico.
Por allí reside la respuesta a la insólita, repetida y patética imagen de algún uniformado reprimiendo a trabajadores que luchan por alguna reivindicación, que en la mayoría de los casos favorecería a los propios policías o militares que los reprimen. Es el ejemplo más visceral de la alienación, a la que contribuyen el fanatismo religioso y el chauvinismo que son inoculados desde las escuelas policiales y militares.
Lean atentamente el siguiente texto. Es la letra de una vieja canción de Joaquín Sabina, que explica mucho mejor que yo este triste fenómeno:

El labrador de mi pueblo lleva una azada en la mano
que grandes tiene las manos el labrador de mi pueblo

cavando de sol a sol, con lluvia, nieve o calor.

El parado de mi pueblo llena de angustia sus manos
que tristes tiene las manos el parado de mi pueblo
dando vueltas a la noria, sin jornal y sin historia.

El alcalde de mi pueblo lleva un bastón en las manos
qué finas tiene las manos el alcalde de mi pueblo
con su orgulloso bastón preside la procesión.

El obrero de mi pueblo no está en mi pueblo, ha emigrado
sus manos amasan pan para otros pueblos lejanos

qué lejos están las manos del obrero de mi pueblo.

El soldado de mi pueblo antes ha sido albañil
ahora ya no tiene pala, lleva en la mano un fusil
qué frías tiene las manos alrededor del fusil.

El cacique de mi pueblo no vive tampoco allí
con el sudor de mi pueblo se compró un piso en Madrid
con lo que su mano tira ¿cuántos podrían vivir?

Soldado, si alguna vez, el labrador de mi pueblo se levanta,
y el obrero se levanta, y el parado se levanta

¿Qué vas ha hacer tú, soldado que antes has sido albañil?
¿Qué vas ha hacer con tus manos, y con tu fusil?

----------------------------

Mi pregunta es: ¿Cómo hacemos para que el soldado se ponga del lado del labrador, del obrero y del parado, y no del lado del cacique?

16 Comments:

Blogger Diego Viñas said...

¿comprándole el fusil?. O contratandolos como custodia privada... un abrazo.

25/10/06 20:30  
Blogger .:. Pola .:. said...

La verdad es que me duelen los ojos y no pude leer, a ver si vengo mañana menos cansada y te leo bien... ahora solo paso y te dejo un saludo.-

26/10/06 01:27  
Blogger Lorena Sáez said...

Dificil pregunta, cuando entran a la milicia les lavan el cerebro y los obligan a votar todo lo que traen dentro y los llenan de aire.

Eso sucedia para la dictadura, carabineros y milicos de clase media baja aprovechandose del resto de la clase media baja que eran perseguidos, muchos quedaron traumados ante la desicion de tener que seguir ordenes y castigar injustamente a sus pares, otros lo hicieron sin asco.

Saludos!!!

26/10/06 09:53  
Blogger Mejor no hablar de ciertas cosas said...

Daniel te sume a los links del blog del programa, cualquier cosa si no querés estar avisame que no hay drama. Un abrazo
diego

26/10/06 23:25  
Blogger Daniel de Witt said...

Diego, muchas gracias. Ni siquiera tenés que pedir permiso para agregar el link.
Con leer dos o tres post míos ya basta para darse cuenta en cuales blogs no me gustaría estar linkeado, y creo que vos coincidís en que serían los mismos en tu caso.
Un abrazo.

27/10/06 00:14  
Blogger Pan y circo said...

Muchas veces a mi me agarra la misma duda? ¿hubo alguna vez en que paso?, yo no lo se.
El soldado es el prototipo de masa o rebaño que todo cacique desea, pero no entiendo porque nunca ninguno, en el medio de una manifestación, en vez de romperle la cabeza a una mina o un pibe, se rebela y entra en la rosada y le rompe la cabeza a quien debe.

Saludos

Alejandro Giuffrida

27/10/06 11:32  
Blogger G.F. said...

Como hizo Chavez en Venezuela después del golpe del 2002, arrasando con toda la oficialidad que no era fiel al orden constitucional, es la unica forma. SLs. Gonzalo.-

27/10/06 22:15  
Blogger Maynard said...

"El Estado es la entidad que goza del monopolio de la violencia en un territorio concreto."
(Max Wever)

El estado siempre se ha caracterizado por vociferar el no tolerar la violencia, sin embarco cuando a la "representatividad democratica" se les acaban sus discursos, suelen utilizar esta misma violencia enviando a su grupo de mercenarios a la calle.. pues son los unicos q pueden ejercerla de manera "legal" ..la consecuencia mas nefasta es el tremendo exterminio ideologico, asi como apagar cualkier espiritu critico entre los q ocupan sus filas.

La verdad veo dificil la solucion, eso de transformar a las fuerzas armadas en aliados del pueblo es tarea casi imposible, y es q el lavado de cerebro suele ser bastante efectivo. En fin, habra q ver en q termina la policia de la cifra, protectora del orden mercantil: amo y señor de todo lo q existe...

propiedad = prioridad ...dicen por ahi.

Saludos

28/10/06 12:39  
Blogger Lycette Scott said...

Hola Dany paso por aquí a saludarte, un abrazo

29/10/06 00:05  
Blogger G.F. said...

No es imposible, se trata de intentarlo, cambiar los planes de estudio y formarlos en una doctrina nacional y popular antes que funcional a los intereses de las clases dominantes que generalmente coinciden con los intereses de los paises centrales. Si uno los forma, los educa y los direcciona no veo que exista ningun inconveniente, al fin y al cabo es lo que hicieron los yankees con la escuela de las americas, no fue que les intereso de golpe la educacion o el perfeccionamiento de los generales sudacas, sino que apuntaron a un proceso que les salió redondito, digo de hacer lo mismo pero al reves, sino preguntate en Iran cuanto generales son pro EEUU. Sls. Gonzalo.-

29/10/06 17:45  
Blogger juan pablo ortiz said...

Creo que en el contexto que tenemos es difícil, porque si bien es cierto la amenaza de posibles quiebres institucionales está lejana (suena bonito eso para no decir golpes de Estado), los gobiernos "democráticos" los necesitan igual de engrupidos y obsecados para mantener estable su poderío.
Como hacer que el soldado se una al labrador.......pasó por ahora.
Saludos, nos leemos.

31/10/06 17:27  
Blogger Sólo Felipe said...

Sabes que en Chile sólo una vez ha estado amenazado el poder de la artistocacria, y ¿qué pasó? Las Fuerzas Armadas hicieron un golpe de Estado.

La verdad amigo mío no sé la respuesta, pero sería notable encontrarla.

Saludos y ya ves que ando de vuelta.

31/10/06 19:42  
Blogger Castor_Troy said...

Es cierto lo que dice el post, sin embargo cuando un rey mueve a sus soldados y los hace matar, los soldados no podran responder por la salvacion de las almas diciendo que fueron enviados por su rey.....cada uno responde por sus actos y las armas fueron hechas para matar el contexto se lo da uno......en cuanto a mi visita me quedaron dudas...Daniel eres ateo, osea no crees en Dios ni nada???por que para mi el ateo es aquel que no tiene fe en nada ni nadie, osea no cree ni en si mismo y no creo sea tu caso, en ese caso serias agnostico no?....bueno eso chao cumpa argentino nos vemos

31/10/06 20:44  
Blogger Con alas para volar said...

Hola Danny:

Mi pregunta es: ¿Cómo hacemos para que el soldado se ponga del lado del labrador, del obrero y del parado, y no del lado del cacique?

Definitivamente habrá un cambio radical cuando el sistema sea otro, cuando tomemos concienca en masa en pro de lo que siempre hablamos equidad y justicia.

Besos Danny.....

1/11/06 17:43  
Blogger Magnolia said...

Querido Diego: me alegro haber escogido hurgar en tus post antiguos como actividad de domingo por la tarde. Como debes saber, existe y siempre ha existido la idea del militar constitucionalista, ella se basa en la idea que las fuerzas armadas y policiales de un país pueden apelar a una idea superior que guíe sus acciones con independencia de los avatares políticos, económicos y sociales de los Gobiernos, obedeciendo a la protección del Estado y de sus ciudadanos. En nuestro país, antes, mucho antes de la dictadura, esta parecía ser una idea aceptada y promovida por muchos actores sociales, en particular por Diego Portales, y aun es enseñada en las escuelas de derecho del país. Además, es necesario acotar que el poder judicial también debería regirse por este constitucionalismo. Pero, como también sabemos la constitución de mi país a lo largo de la historia ha sido maleada, tergiversada, destruida, reformada, rehecha, etc. bajo los artilugios más oscuros y delincuenciales de las elites y de los mismos militares, la última vez, bajo la dictadura de Pinochet, y defendidos los recovecos de esta aberración todavía de manera publica por partidarios y familiares del dictador de manera impune.
Bajo el idealismo de una gobernancia basada en el contrato social, podría decirte que la reforma y cuidado de nuestra carta constitucional debería ser una prioridad y deber ciudadano, y deberíamos encontrar mecanismos para hacer de esta protección a nuestros principios posible; sobretodo considerando que es ésta la única posibilidad que se ha dado de que las personas que ingresan a instituciones miitares y policiales resguarden a los pueblos y no a las elites, con el poder que se les concede.
Pero quiero ir más allá, porque tal vez la pregunta que planteas, no es la que yo quiero hacerme, mi pregunta tiene que ver más con esto: ¿en realidad queremos pensar una sociedad donde semejantes validaciones de violencia institucionalizada sean necesarias?, para aquellos que piensan que acabo de plantear una gran pavada hippie, les invito a revisar la historia de pueblos y países que han ejercido su soberanía sin necesidad de estas organizaciones. Hay que repensar que es la “necesidad de estar” (Max Neef) lo que nos convoca y no un medio (milicias y policía) que se nos ha presentado históricamente como un satisfactor indispensable. Creo en cierta forma, que tu post sobre Cuba y su modo de resguardar la seguridad de las personas de modo comunitario ejemplifica bien mi idea.
Te envío un gran abrazo y un “gracias” por permitirnos pensar estos asuntos. Eres un gran periodista y espero que adonde vayas esto te sea reconocido.

7/1/07 21:52  
Blogger Magnolia said...

Daniel! lo siento, tienes razón!, de pronto tengo lapsos linguae notables, y tienden a ser de nombre... en todo caso ¡grande Diego!

8/1/07 13:06  

Publicar un comentario

<< Home

Locations of visitors to this page