14.9.06

Tulum: con el Caribe y los mayas de testigos


Generalmente cuando se habla del Caribe Mexicano y la Rivera Maya, la primera ciudad que viene a la mente es Cancún, con sus hoteles suntuosos, sus centros comerciales rebosantes, sus turistas estadounidenses ignorantes y prepotentes y sus “mayas occidentalizados” explotados miserablemente, que ni siquiera tienen derecho a pisar la playa porque “su oscura piel da mala imagen”.
No me gusta Cancún.
Pero México siempre da revancha. Ese país maravilloso ofrece su otra cara, la mejor cara, a sólo dos horas de Cancún, hacia el sur.
El pequeño poblado de Tulum es un pueblo “chorizo”, extendido hacia ambos costados de la carretera.













Al llegar, el contraste con Cancún impresiona. Los rascacielos se transforman en pequeñas y coloridas viviendas; el Mc Donald’s, en un típico puesto de tacos mexicanos; los bárbaros “comehamburguesas” en entrañables viajeros independientes provenientes de todo el mundo y, lo más importante, los explotados de Cancún, en mexicanos orgullosos de su pueblo, de su patrimonio cultural y de su caribeño paraíso terrenal que no les es vedado.
Por las noches, hay dos alternativas. En el pueblo, las ferias indígenas, la música típica de Yucatán en vivo y la picante comida nativa enriquecen un viaje que tiene su “frutilla del postre” en el Caribe y su imperecedero sol.














En la playa, los viajeros comparten sus experiencias junto al mar, con el demencial fulgor de las estrellas como testigo. Son encuentros poliétnicos, multi-idiomáticos, una torre de Babel de nómades alrededor de algún fuego tenue, no uniformada por el falso paradigma de los resorts y los hoteles all inclusive.
El Mar Caribe se halla a unos tres kilómetros, por lo que la costa permanece inmaculada, con la única excepción de unas pocas y sencillas posadas.
Pero Tulum siempre ofrece algo más. Quizás el paisaje más maravilloso de la tierra.
Abajo, el Caribe, sempiternamente turquesa. Eternamente prístino. Arriba, el Castillo de Tulum, herencia maya incólume.













Pocas experiencias recuerdo con más deleite, con más gozo, que sumergirme en el mar de Tulum con las ruinas mayas de testigo. Es una fiesta para los sentidos. Una sensación indescriptible de comunión con el mundo antiguo.
Si cuando el viento mueve las calmas aguas, hasta parecen divisarse las viejas chalupas pobladas con mayas viajando por el tiempo para darse un abrazo imaginario con quienes mantienen vivas sus tradiciones y defienden a ultranza su cultura, permanentemente amenazada.
El Caribe y los viajeros que hemos contemplado los multicolores atardeceres de Tulum somos testigos de esa simbiosis perenne entre el hoy y el ayer, ambos teñidos con el mar más turquesa que el ojo humano pueda imaginar.

Fotos
De arriba hacia abajo:
Foto 1: Vista de la playa desde el Castillo.
Foto 2: A los pies del Castillo, con el Caribe de fondo.
Foto 3: La playa de Tulum.
Foto 4: Mariana en el Castillo de Tulum.

15 Comments:

Blogger Lore Ortiz said...

No conozco Cnacún, pero ya tenía hecha la idea de lo que tu cuentas... demasiada estelaridad y poca autenticidad en el lugar, todo muy producido para el gringo ordinario.

Las fotos están preciosas.

Un beso, chau
Lore

14/9/06 22:23  
Blogger Mis Nuevos Aires said...

Wow.. las fotos están increíbles.. es más quiero estar allá en este preciso momento!!!
Me imagino que el contraste debe ser heavy..

Saludos!!!

15/9/06 11:05  
Anonymous loraparlanchina said...

S.O.S. ¡VACACIONES URGENTE! eso es lo que necesito. Hermosas fotos.

15/9/06 11:33  
Blogger JEI PI said...

No conozco Mexico, sin embargo por las imagenes que he visto en tus fotos, se ve k es paradisiaco ese lugar "Tulum", ahora que estoy en el trabajo, me vendria bien pasar unos minutillos alla, algo asi como teletransportacion, seria la raja tener la facultad de teletransportarse....aunke suene ridiculo...


iap


nos estamos leyendo

15/9/06 13:54  
Blogger danieLa® said...

Es como lo que pasa con Cuba. Una vez me dijeron que si tenía la posibilidad de viajar, fuera a La Habana y no a Varadero. Es el típico contraste entre la playa turísitca con solo gente rubia, y la verdadera raíz de Cuba.
Me gustaría poder conocer México, es uno de los países que me agrada. Ahora tengo este dato para tener en cuenta.
Un abrazo!

PD: Te envié un mail, no sé si lo recibiste. (Iba a tu correo hotmail).

15/9/06 14:29  
Blogger Lycette Scott said...

SOLO DOS PALABRITAS: QUE ENVIDIAAAAAAAAAAAAA

15/9/06 20:21  
Blogger Angeles said...

Hola no se de verdad a que vino ese comentario y llamarme "escualida", si tuvieras (modestia aparte) el placer de verme y conocerme algun dia verás que no soy ninguna escualida para mi los politicos son eso "politicos" y como todas las personas hay buenas y malas pero que podemos hacer nos debemos respeto, recuerda que este mundo es de Dios y en el cabemos todos la palabra clave TOLERANCIA, no importa a los gustos o aficciones de la gente lo que importa es su alma y su corazón, gracias por tus visitas así tengo temas de debate interesantes; saludos...

15/9/06 20:40  
Blogger Daniel de Witt said...

Angeles, de ninguna manera quise ofenderte. Y me alegra que no seas escuálida. Y seguiré visitándote, no sólo para que enriquezcas tus debates, sino porque es muy agradable hacerlo, más allá de nuestras diferencias.
Un abrazo.

15/9/06 21:09  
Blogger Con alas para volar said...

Tu relato, me ha retrocedido en el tiempo, y lo he burlado, pues he vuelto a vivir los hermosos días que pase en Trinidad y Tobago, una playa que sin duda tiene bellezas sin igual, tus fotos me recordaron la arena blanca y el agua azul marina tan transparente que no fue necesario bajar mucho para busear y mirar el coral, wowww que dias aquellos y que manera de revivirlo, en mi cassette lo tenía olvidado, y esas playas si que fueron un sueño. Lindas fotos. Gracias por tu poema.
Un beso.
Quito, 00 horas con 5 minutos.

17/9/06 02:11  
Blogger Sólo Felipe said...

Sin duda el lugar que describes suena mucho como un paraíso terrenal. Ojalá yo tuviera la oportunidad de estar en un lugar así alguna vez... y espero que la vida me de esa oportunidad.
Concuerdo plenamente en que son muy desagradables los lugares especialmente diseñados para turísticos... son mucho mejor los destinos de los viajeros.
Me gustó tu blog y lo estaré leyendo.
Saludos!!

17/9/06 14:53  
Blogger Opinión Negra said...

Mmm el sueño del pibe: conocer los mejores lugares del mundo.

No tengo mucho que decir, ya que conozco solo mi país. Tampoco me quita el sueño viajar, pero las fotografías se ven tentadoras.

Me gusta pasarlo bien. Si es aquí o allá, me da igual, con tal que sea con un buen grupo todo bien.

Saludos.

http://opinionnegra.blogspot.com/

17/9/06 19:49  
Anonymous Anónimo said...

Aqui toy de nuevo, la primera vez solo pude ver las fotos, (que están lindas por cierto) pero ahora ya hé podido leer el post, no sé exactamente si tienes problemas con los gringos o algo parecido, me refiero a cuando dices "turistas estadounidenses ignorantes y prepotentes".
Bueno acá en Ecuador te comento hay playas maravillosas, algunas más promocionadas que otras y justamente las más promocionadas son las menos atractivas a mi gusto. Salinas es extraordinario, sin embargo la carretera es horrorosa, y hay muchas cosas más que no me gustan, pero en fin, por ejemplo hay un lugar increíble que se llama Farallón Dillon, es extraordinario, la playa es casi que playa secreta, el mar es limpio, y lo mejor de todo es que no hay gente, es un lugar que casi nadie conoce, pero es maravilloso.
buenos, te estoy dando la vuelta. Saludos

18/9/06 15:02  
Anonymous loraparlanchina said...

jeje, me olvidé de poner el nick.
El comentario de arriba es mío.

18/9/06 15:04  
Blogger Daniel de Witt said...

Lore Ortiz: No te hace falta ir a Cancún. Tu descripción es exacta.

Mis nuevos aires: El contraste es fuerte, y eso hace destacar aún más a Tulum.

Jei Pi: Tulum es paradisíaco. No estaría mal la autotransportación.

Daniela: Si tenés la posibilidad de ir a México, no dudes en hacerlo. Es un país extraordinario. En lo cultural, lo histórico y en lo gastronómico, además de sus playas, sus montañas y su gente, siempre cordial. Próximamente pondré más post de otros lugares de México.

Lycette: Envidia tengo yo. Vos estás todo el tiempo en la playa, nosotros sólo un par de semanas al año.

Nelly: Uno de mis destinos en agenda es Trinidad y Tobago. Espero ir pronto por allí.

Felipe: Tendrás la posibilidad de ir a ese y a muchos otros lugares. En general es cuestión de proponérselo y de sacrificar otras cosas en pos de viajar.

Opinión Negra: Cada uno tiene sus gustos, pero si podés viajar hacelo. No lo dudes. Es una de las mejores experiencias que existen. Uno nunca es el mismo cuando regresa.

Lora parlanchina: En general, salvo muy contadas excepciones, no me caen bien los "gringos". En todos los lugares que conozco los he visto despreciar a la población local, tirar desperdicios en cualquier parte, avasallar los derechos ajenos y creerse más que los demás sólo por tener más dólares.
Con respecto a las playas ecuatorianas: Conozco casi toda la costa, desde Atacames hasta Salinas. Mi playa favorita es Canoa, en Manabí. Concuerdo con tu opinión respecto de Salinas. Espero poner un post sobre alguna playa ecuatoriana próximamente. Por ahora escribí sobre Baños, y no quiero "desbalancear" el siempre difícil equilibrio entre serranos y costeños, tan sensible en tu país. Un abrazo.

18/9/06 19:19  
Anonymous loraparlanchina said...

!que increible¡ hasta los extranjeros se dan cuenta de este regionalismo absurdo, ojalá espero algún día se termine dado que aqui todos somos ECUADOR y aunque estemos divididos en provincias debemos trabajar conjuntamente para sacar adelante al pais.
Un consejo: No odies tanto a los gringos, eso de la mala educación y todo lo que indicas no es exclusivo de los gringos, hay muchisimas excepciones.
Un saludo fraternal para ti y tu familia desde Guayaquil-Ecuador.
Te estaré visitando...:)

18/9/06 20:06  

Publicar un comentario

<< Home

Locations of visitors to this page